pony.ai

California prueba el uso de taxis sin conductor para entregar mercancías sin contacto

Autor | M. Martínez Euklidiadas

La tecnología contactless surgió hace años para hacernos la vida más fácil, pero ha ganado tracción en un escenario de pandemia en que todos evitamos tocar objetos ajenos. Pero su futuro va más allá de los pagos. Ahora que se aconseja realizar entregas sin contacto en la puerta de nuestra casa, ya hay empresas que prueban a hacer envíos sin personal usando coches robot.

Pony.ai probará taxis sin conductor para entregas

El uso de vehículos robotizados para realizar entregas no es algo nuevo, y se espera que los robots de reparto sustituyan durante los próximos años a los riders. Si en el cálculo de hace un año primaba el bajo coste de mantenimiento de los carritos de reparto, sumado a los costes laborales de los repartidores y a la falta de eficiencia de estos últimos, ahora la seguridad se ha puesto en primer plano.

Es por ello que la compañía de taxis robóticos Pony.ai ha ampliado su prueba de vehículos sin conductor y se ha aliado con la empresa de eCommerce Yamibuy para realizar las entregas de su paquetería. Si hace unos meses su objetivo era usar los vehículos como taxis, el parón de la movilidad y el auge de los pedidos online han hecho reformular la estrategia. Ya la han probado en Fremont, y la siguiente parada es Irvine, ambas ciudades de California.

Entrega sin contacto para reducir el riesgo de infección por covid-19

El aislamiento social se ha convertido en la mejor herramienta para combatir la propagación del virus. Estas entregas mediante coches autónomos o sin conductor son aún más seguras que las ya clásicas ‘entregas sin contacto’ en que interviene el repartidor porque se elimina el componente humano. Sin humano intermediario la probabilidad de contagio es muy baja.

La OMS publicó a finales de mayo que aún no se había encontrado pruebas del contagio a través de superficies, lo que traslada prácticamente toda la responsabilidad al contacto entre personas. Estos robots autónomos podrían eliminar rápidamente uno de los vectores de transmisión, del mismo modo que el teletrabajo ha eliminado buena parte del contacto laboral.

¿Mover un coche para entregar una hamburguesa?

Como adelantábamos, la idea del reparto sin humanos no es nueva. Hace tres años Just Eat probaba el reparto de comida a domicilio en Londres usando un robot de seis ruedas. En 2020 anunciaba en España la llegada del Yape, el prototipo de robot autónomo de dos ruedas con giróscopo. La diferencia con California es notable.

taxis sin conductor robot autonomo entrega comidas reparto covid

Dado que el modelo urbano estadounidense requiere mucha superficie y hace uso intensivo de autopistas para prácticamente cualquier trayecto, al reparto no le queda otra que hacer uso de taxis sin conductor robotizados para acudir a las viviendas. El mismo escenario lo observamos en zonas rurales.

Por contra, en núcleos urbanos más densos, como los que encontramos las capitales europeas y sudamericanas o en el sureste de China, la entrega puede realizarse mediante vehículos más compactos y de menor impacto ambiental. Recordemos que tras superar la emergencia económica y sanitaria tras la covid-19 aún tendremos que enfrentarnos a la crisis climática.

Dicho esto, y en defensa de un modelo de entrega basado en turismos en movimiento como el que plantea Pony.ai y Yamibuy, estos vehículos pueden transportar mercancías y paquetería que van más allá del delivery de comida, tales como muebles o cajas voluminosas.

Parece que las previsiones de automatización del eCommerce se están adelantando, esta vez por salud, aunque todavía quedan muy lejos los taxis voladores.

Imágenes | Just Eat, Pony.ai