La salud, el bienestar y la felicidad deberían ser el centro de atención en el diseño urbano

Autor | Anna Solana

El experto dice que lo que más espera de cada día es “poder trabajar en innovaciones urbanas que marquen una diferencia práctica y real”. Y lo dice en serio. Peter Madden, 51 años, casado y con dos gemelas de 8 años, tiene una gran trayectoria profesional ayudando a resolver los problemas de las ciudades y a crear las condiciones adecuadas para que los futuros mercados tengan cabida y sean capaces de florecer, tanto en el Reino Unido como en el resto del mundo. Además, sostiene que se debe involucrar a los ciudadanos y al público objetivo en el proceso porque “juntos podemos hacer un mundo mejor”.

Future Cities Catapult ayuda a las ciudades a entender lo que la tecnología podría hacer por ellas y cómo pueden implementarla ¿no es así? ¿Cuáles son vuestros proyectos venideros?

Nuestra misión es acelerar las ideas urbanas para ayudar a que los mercados impulsen la economía y hagan las ciudades mejores. Trabajamos muy estrechamente con los responsables políticos para ayudar a los ciudadanos a entender los problemas a los que se enfrentan, tanto en la actualidad como en el futuro, mediante el uso de modelos predictivos y datos analíticos.
Así les ayudamos a adoptar nuevos procedimientos y modelos de adquisición, financiación y gobierno para que puedan tomar decisiones y desarrollar productos innovadores con una mayor confianza. Como parte de nuestro Instituto de estándares de las Ciudades, estamos desarrollando diferentes modelos para que todas las ciudades del mundo se puedan beneficiar de esta buena praxis.

¿Cómo conseguís que las últimas tecnologías inteligentes funcionen en este campo?

Ayudamos a desarrollar y a probar tecnologías urbanas de vanguardia, modelos de negocios y servicios, primero a través de los modelos digitales que tenemos en los laboratorios de la Ciudad o Cities Lab, para después implementarlos en las calles mediante nuestro demostrador de proyectos. Por ejemplo, en muchos lugares de Londres hemos implementado lo que llamamos “Living Labs” para demostrar que se necesita el “Internet de las cosas” (Internet of things) dentro del campo urbano y a escala de la ciudad, generando datos que lo demuestran a través de estos estudios de caso.

¿Cuáles son las tres herramientas o aplicaciones que más usas en el trabajo?

Twitter para estar al día de lo qué está pasando, CityMapper para moverme por Londres y Salesforce para intentar hacer un seguimiento de los cientos de personas interesantes que conozco.

Seguro que tenéis increíbles ideas para mejorar el funcionamiento de las ciudades ¿Cómo priorizáis?

Empezamos con las necesidades de las ciudades y de sus ciudadanos: cuál es el problema que tenemos que solucionar; seguimos examinando las tecnologías, los servicios y los modelos de negocios que se adaptan al reto, para después convenir las colaboraciones necesarias. Estas colaboraciones reúnen a innovadores, pensadores y responsables políticos para trabajar juntos en lo que se refiere a las directrices urbanas, académicas y empresariales. Nuestra posición como intermediadores entre estos sectores nos permite compartir conocimiento, resolver problemas y crear proyectos colaborativos excelentes que involucran la mejor innovación urbana de las empresas y universidades de Reino Unido.

Con todas estas ideas necesitaremos unas guías para acelerar su comercialización. ¿Quién debería desarrollarlas? ¿Cada ciudad?

Un nuevo mercado como este necesita guías. Las empresas quieren desarrollar productos y servicios que se vendan en varias ciudades, y las ciudades quieren saber lo que esperar cuando los compren y los usen. Es por esto por lo que hemos lanzado el Instituto de los Estándares y las Guías de las Ciudades, una colaboración entre Future Cities Catapult y la British Standards Institution (BSI), que está ayudando a acelerar el proceso. La iniciativa involucra a las ciudades, los negocios, universidades e innovadores para identificar los retos comunes a los que se enfrenta cada ciudad y para encontrar formas de superar estos problemas e introducir estos estándares para ayudar a las smarts cities a desarrollarse en el futuro. Los miembros priorizan conjuntamente los desafíos urbanos que deben ser abordados por las nuevas normas y se aseguran de que las normas desarrolladas para el sector sean comercial y técnicamente viables para las ciudades globales.

¿Cómo transferís tanto las ideas como la tecnología de una ciudad a otra?

Las guías obviamente ayudan. Hay un número creciente de medios de comunicación y publicaciones de innovaciones urbanas, lo que es genial. Además de conferencias como SCEWC que realmente ayudan a compartir las mejores prácticas.

En Future Cities Catapult, valoramos particularmente las opiniones de los profesionales, ya sean profesionales de startups o funcionarios, sobre cómo hicieron que las cosas funcionaran, además de organizar varios eventos en los que compartimos aprendizajes con la audiencia.

¿Cuál sería el diseño ideal para hacer que el núcleo central de la ciudad sea la felicidad? ¿Dónde se debería centrar la prioridad?

Estoy realmente orgulloso de que la felicidad este creciendo como uno de los focos cruciales dentro de los responsables políticos de urbanismo. Sabemos que hay una conexión importante, especialmente en las áreas urbanas, entre la salud, el bienestar y la felicidad y, por eso, estamos trabajando en Dubai para mejorar la felicidad mediante el uso de tecnología innovadora, así como acercando a los hogares esta tecnología para mejorar el bienestar dentro del proceso de re desarrollo, como el de Olympic Park en London.

Hay indicadores emergentes de que la felicidad puede ser impulsada dentro de las ciudades inteligentes a través de herramientas de decisión y políticas mejores, teniendo en cuenta los factores urbanos, la influencia del cambio de comportamiento hacia elecciones más saludables y el impacto del entorno construido. Además, sabemos que se puede usar la tecnología como una forma de facilitar esas oportunidades existentes en relación a la salud y el bienestar dentro del entorno urbano.

La misión de Future Cities Catapult incluye “hacer las ciudades mejor” partiendo de la base de que la felicidad, la salud y el bienestar de las personas que viven en estos entornos urbanos deberían ser el núcleo central. Por eso se considerará fundamental para lo que buscamos lograr, analizar soluciones para la planificación digital, el transporte, la energía, las emisiones de carbono más bajas y las necesidades de infraestructura en las zonas urbanas.

¿En qué tipo de ciudad o lugar te gustaría vivir en 20 años?

Me gustaría seguir viviendo en Bristol, una ciudad media que es verde, responsable y rebosante de cultura.

¿Piensas que un congreso como SCEWC puede ayudar a desarrollar ciudades más inteligentes y flexibles?

¡Si! SCEWC reúne a los profesionales que lideran el mundo. Ayuda a las personas a hacer networking y a compartir sus aprendizajes y mejores prácticas, todo dentro de una agenda colectiva.

¿Qué le ha enseñado su trabajo sobre la industria de las ciudades inteligentes?

Que existe un enorme potencial que aún no se ha cumplido.

Imagen | Peter Madden, Future Cities Catapult CEO